Feeds:
Entradas
Comentarios

Tokyo Motor Show

Bueno, por fin saco un ratillo para actualizar. Espero poder hacerlo más a menudo porque si no….A lo que vamos…

El Tokyo Motor Show es el mayor salón automovilístico del mundo y se celebra durante 15 días en el complejo ferial de Makuhari Messe.
En él se dan cita las mejores empresas del mundo del motor exhibiendo sus más novedosos modelos y sus nuevos prototipos. Tuve la suerte de poder acudir un día entero y es lo más parecido a estar “en el futuro”, todo parecía de ciencia ficción.

Durante el viaje en tren, el personal del TMS vendía las entradas para ahorrar colas. Yo compré la mía y me dirigí a la entrada del recinto.

 El primer pabellón estaba dedicado a las motos, en él las principales casas, Honda, Yamaha, Suzuki, Harley Davidson, Ducatti… mostraban sus nuevas máquinas de dos ruedas. Si hacías cola y tenías carnet, podías incluso probarlas en el circuito exterior.

 

 

 

 

 Las motos eras alucinantes, daba gusto ver tanto “bicharraco junto” y para ver las hiper-relucientes Harley casi había que ponerse gafas de sol.

 Todo stand tenía mostrando sus vehículos a modelos japonesas que, o bien solamente posaban al lado de la moto o el coche o estaban al lado para darte los panfletos de la información. El salón estaba palagado de estas chicas y casi todas de ellas vestían las ropas de plástico típica de estos eventos.

 

 Los prototipos de dos ruedas que más me llamaron la atención fueron estas dos motos:

 

 

 Y éstas que me parecieron graciosas, son motos plegables ^^:

 Tras ver unas exibiciones de trial en el exterior, entré en el segundo pabellón. El de accesorios y seguridad.
Aquí pude encontrar desde neumáticos, gps, y equipos de audio hasta coches con 14 airbags.

 Aquí está el prototipo del coche que os dije:

Chocarse ahora será como caer en una nuuube de algodón ^^

 También tenían modelos de airbag para motos:

 Esto eran unos casco de relajación para los acompañantes, te ponías eso y te ponían musica relajante e imágenes bonitas 360º alrededor de tu cabeza:

 Los interiores de los coches erán de lo más futuristas, con un aire un poco minimalista, pero que a mí personalmente me gustaron un montón:

 Y una de las cosas con la que me quedé a cuadros… un navegador gps q proyectaba el menu en un holograma 3d a lo StarWars sobre el salpicadero, que además podías tocar, como si de una pantalla táctil se tratase:

 Hice la parada para comer, en un SevenEleven, me pillé unos espaghetti, una cocacola y cuatro mandarinas, y tras descansar una media horita (la mochila llena de panfletos, la cámara y el trípode pesaban!) me dirigí al 3er y al 4º pabellón: el de los coches.
Estos dos pabellones si que eran enormes y había coches para dar y tomar. Aquí si tuve la suerte de poder probarlos incluso. Como chocarse y que salten los airbag o coches que aparcaban sólos, te ponías al lado del hueco, dabas a un botón y el coche hacía el resto. (mamá, tras ver esto, pienso que hay que jubilar el Corsa…)

 El Nissan Skyline GT-R era un pasote, y además no daba tanto el cante como otros, me gustó mucho:

Este Ferrari 430S azul era impresionante, daba ganas de decir: ¡me lo llevo puesto!

El Mitsuoka Orochi era superllamativo, y más siendo dorado, pero no sé, demasiado flipado hay que ser para llevar este bicho por ahi:

Este modelo comercial es el Citröen Cactus, era muy “cool” y estaba todo adornado, era bonito de ver, quizás algo femenino pero sin llegar a hortera:

Hasta sus neumáticos eran chulos, adornados con motivos florales:

Los modelos el Mazda me dejaron alucinado, estos si que parecían de ciencia ficción, yo quiero un coche así!!
Este es el Mazda Taiki, vieses de donde lo vieses molaba un montón, fue una de las estrellas del salón:


Y su hermano pequeño el Mazda Nagare también estaba de pm, un 10 para Mazda:

Dos relucientes Lamborghinis llamaban la atención de mucha gente, y no es para menos, porque eran maravillosos:

Y después pasamos a las cosas “raras”; prototipos de coche extraños en los que predominaban los del uso cotidiano/callejero y además alimentados por energías renovables y no contaminantes.
Es el caso de estas cosas raras inventadas por Suzuki:


O este otro de Nissan:

Y para terminar me di cuenta que en el stand de Honda había muchísima gente, más de lo normal, era casi imposible acercarse y pensé: “O es un coche muy muy muy chulo o es alguien famoso presentándolo”… pues acerté a medias; se trataba de “algo” famoso:

¡Asimo! el robot más famoso del mundo.
Este pequeño autómata (no recibe ordenes directas de un humano) era aaaaaacojonante, no es lo mismo verlo en la TV que corriendo a sus anchas por el stand de honda, y cuando digo corriendo es !corriendo!.
Era tan guay…. Presentaba los coches y te explicaba todas sus características. No lo puedo resumir con palabras…

Y bueno…. ya reventado y algo cansado de coches, motos y cosas raras, abandoné el salón (al que acudieron 1.425.800 personas, ahí es nada…) y me fuí para casita que aún me quedaba el viaje, y al día siguiente…. clase ú_ù

Anuncios

Bueno, por fin tengo más fotos y más temas de los que hablar, así que… empiece la macroactualización!

Primero hablaré de mi escuela ya que algunos me lo han pedido.
ISI language school es una escuela donde gente extranjera estudia Japonés.
El horario es de 4 horas, cada clase de 50 minutos y se descansan 10 entre clase y clase. Hay turno de mañanas y de tardes y yo estoy matrículado en el primer nivel del turno de tardes, exactamente desde las 13.00 hasta las 16.50.

Yo estoy en en el aula 202 y es tal que así:

Pero vacía da un poco de lástima asi que allá vamos todos, incluídas nuestras 2 profesoras.


Haced click aquí para verla más grande.

Esta es mi profesora Okabe-sensei que me da clases Jueves y Viernes:

Y esta es la otra, Hori-sensei, que me da, Lunes y Miércoles (los martes tenemos a Nagase pero ese día no estaba u_u)

De normal a primera hora hacemos repaso de los días anteriores y a última acabamos con un examen de kanjis ¬_¬.
En el resto de horas, evidentemente damos temática nueva y avanzamos con el libro Minna no Nihongo (del que os hablaré más adelante).
También quería decir que todas las profesoras son supersimpáticas y que no hablan casi nada de inglés, con lo que las clases se convierten en espectáculos de mimo XD.

La escuela está situada en el barrio Koreano de Tokyo, llamado Shin Ôkubo (新大久保). Está a solo una parada de tren de Shinjuku, con lo cual muchas veces al salir de clase nos damos una vuelta por allí andando.
Esta zona está plagada de pachinkos y restaurantes koreanos, donde sirven unas parrilladas amuy buen precio y bastante buenos por cierto.
Muchos de mis compañeros de clase koreanos vivén allí.

Tampoco es un sitio realmente bonito para hacer una visita pero hay sitios realmente curiosos como este templo, situado en una callecita muy pequeña… como si estuviera escondido:

 

El lunes de la semana pasada, mi profesora Hori-sensei (ほり-せんせい) nos llevó a toda la clase al acuario de Shinagawa. Yo no estaba muy ilusionado porque en Valencia tenemos el Oceanografic y como que paso un poquito de ver “pescaos”.
Aún así le dedicaré una entrada con algunas de las fotos y así podreis también conocer a mis compañeros y a una de mis profesoras.

Los exteriores del acuario eran muy bonitos

Buscando a Nemo

Los delfines… que majos!

Prohibido darle onigiris a los tiburones

Y aquí estamos dos clases juntas:

Si quereis verla más grande, haced click aquí. Los que llevan banderita son los que van conmigo a clase. La chica japonesa es la profe, y después estamos dos españoles, un tailandés, un eslovaco, siete coreanos y diez suecos.

Ayer, en el comedor de la residencia había un chico y una chica japoneses haciendo caligrafía, escribiendo kanjis con pincel, tinta, y papel de arroz. Me acerqué y les pedí que me escribieran algo para tener un recuerdo y me dijeron que podían traducir las silabas de mi nombre en kanjis.

Quedó algo así: 葉美恵瑠 (ha-bi-e-ru)
葉 significa hoja de un árbol, 美 significa bonito, bello, 恵 conseguir y 瑠 , rubí.
En resumen algo como: Conseguir una hoja bella como un rubí.

Esto es lo que me regalaron:

¿A que mola? ^^

Doritos Evangelion

El domingo estaba en “Animate”, una pequeña tienda de manga/anime que queda a 10 minutos caminando desde mi resi de Matsudo, y para mi asombro me encontré estas dos bolsas que por supuesto compré:

Se trata de los Doritos de toda la vida pero versión Evangelion (solo la bolsa es diferente), pero la verdad es que es mucho mejor comer Doritos en una bolsa donde aparece Rei Ayanami. ^.^
(precio 131Y/ 0.85€)

Hakone (箱根), Onsen

Comimos unas mandarinas, regalamos unas tartas de chocolate a los padres, en señal de agradecimiento (aún pienso que nos quedamos cortos) y nos dispusimos a ir al onsen (baños públicos), para eso vinieron los padres a nuestra habitación a explicarnos ciertas normas. Primero la señora Hasano nos enseñó como ponerse los yukatas, al cerrarlo, es importante que la parte derecha quede por debajo de la izquierda, que enseñemos lo menor posible del pecho/cuello y también nos enseñó a anudarnos el cinturón que, en las mujeres debe quedar justo por debajo del pecho y en los hombres a la altura del ombligo.
Con los yukatas puestos no pudimos evitar frikear un poco y nos hicimos una secuencia de fotos tal que así: XD

Hasano-san nos explicó acerca del onsen:
-Hay que ir con el yukata, chanclas, y dos toallas, una grande y otra pequeña. (Los onsen no suelen ser mixtos así que es mejor que os aprendais los kanjis de mujer (onna 女) y hombre (otoko 男) para evitar bochornosos malentendidos…^^)
-Te desnudas completamente y dejas todo en un cesto, solo llevas la toalla pequeña al interior.
-Una vez allí tapas tus partes con la toallita y te sientas en un minitaburete de madera de espaldas a la demás gente.
-Es obligatorio lavarte con jabón antes de pasar al baño. Una vez enjabonado llenas un cubo de madera, de agua y lo utilizas para aclararte.
-Una vez terminas tienes que limpiar el cubo y el taburete, ahora ya puedes pasar al agua.
-Puedes llevar la toallita contigo pero no para seguir tapándote si no para mojarla con el agua caliente y ponértela en la cabeza.

Este onsen (al que evidentemente está prohibido fotografiar) era moderno como el Ryokan y me esperaba algo mas “rural” por eso no descarte ir a otro onsen en otra ocasión.
El agua estaba tremendamente caliente y aconsejaban no prolongar mucho el baño porque podría llegar a marear, también disponíamos de sauna pero a mi me agobian muchísimo y pasé de entrar.

Volvimos a la habitación y nos pusimos la “chaqueta” del yukata (no se su nombre) y con esa parte si que parecíamos “auténticos”.


Si nos miráis mal os cortamos el meñique…

Bajamos entonces a cenar, con los yukatas puestos, y conforme íbamos pasando íbamos mirando lo que había encima de las mesas… yo ya sabía que esa noche no iba a cenar bien…
…pero no esperaba que fuera la peor cena de mi vida…
No sé explicarlo porque no se lo que era, pero a base de sushi, sashimi, jengibre, cosas crudas avinagradas e incluso medusa cruda!! se me hizo la cena más larga de mi vida, a parte, para ayudar los padres nos decían: “eso es muy caro”…. y claro te lo tenías que comer por compromiso.
La suerte es que había un poco de pescado frito que estaba bueno y el arroz “salvavidas”.
Nos volvimos a la habitación malcenados jugué un poco al One Piece Grand Battle Rush y después unos vicios a 4 con nuestras DS.
A eso de las 2 o las 3 nos fuimos a dormir.

Al día siguiente el almuerzo fue bastante mejor, más… occidental, con zumo, tostadas, mantequilla y mermelada; todo un lujo después de lo que habíamos cenado la noche de antes.

Pusimos rumbo en coche al pueblecito de Hakone, a orillas del lago. Para ver un paso fronterizo que databa del periodo edo y que suponía la entrada a la región de Kanto.
Dentro del complejo estaba rehabilitado en modo de museo y las habitaciones contenían escenas del Hakone de entonces, era todo muy de película, e incluso pude ver mis primeras armaduras samurai (prohibidas de fotografíar).

Como curiosidad, éste paso fronterizo tenía fama de ser muy díficil de franquear, y así lo demuestran en el capítulo 9 de Samurai Champloo, que transcurre entero en este puesto de control. Viendo el capítulo pude reconocer casi todos los sitios que salen.

He puesto mis fotos en ese tono para que se asemejen a las del capítulo.
Otra de las curiosidades de Hakone es que Tokyo3 de Evangelion está construído sobre el valle de Hakone, se puede reconocer el valle pero la ciudad hipermoderna hace irreconocible el pueblo de Hakone.

Al terminar nos volvimos para Tokyo e invitamos a los padres a comer a un sitio muy famoso de ramen. Pero creo que con sólo eso y el chocolate nos quedamos bastante cortos en comparación con lo bien que se portaron ellos. Desde aquí mil gracias a la familia Hasano que estuvieron de lujo con nosotros.

Hakone (箱根), Ryokan

Qué sopresa cuando nuestro compañero Santi, nos comentó que su “padre y su madre” (él vive con una familia en Gotanda) nos habían invitado a él y a tres de nosotros a visitar durante el fin de semana el pueblo de Hakone (Kanagawa).
Lo interesante del viaje, es que dormiríamos en un Ryokan (casa tradicional japonesa de puertas correderas, mesa dimnuta en la que hay q sentarse en el tatami para comer, y futón para dormir) y que además podríamos disfrutar de un Onsen (baño tradicional japonés).

Habíamos quedado en la estación de Gotanda a las 8 de la mañana y allí estabamos todos. Santiago nos presentó a sus “padres”, y en cinco minutos estabamos todos subidos en un monovolumen Mitsubishi de tres filas de asientos y rumbo a Hakone.

Paramos una media hora en un pequeño pueblecito de montaña donde se hacían grabados en madera, y te los enseñaban como un museo, con una guía que explicaba el proceso… no me enteré de nada y además me mareé con el calor y el fuerte olor a barniz que había XD.

La segunda parada fue para comer, y para nuestro asombro, fue en un restaurante de lujo, el del hotel Fujiya de Minayoshita, el primer hotel de arquitectura occidental de todo Japón, construído en 1878.

Una fuenta esculpida en piedra daba paso a un lujoso comedor, grandes mesas de mantelería blanca, miles de cubiertos, y camareros bien uniformados, con servicio de mêtre y somelieur… suerte que no nos tocaría pagar a nosotros…

Comí bastante bien, pollo al estilo francés, con una suave salsa muy rica, una sopa de miso y cómo no…. arroz para acompañar, pero estaba vez ¡tenía pan también!^^
Comer allí fue un lujo, miraras donde miraras era espectacular ya sea el valle de frondosos árboles por la ventana, o incluso el techodecorado con motivos florales pintados a mano.

Terminamos de comer y fuimos a otro pueblecito a tomar el té. La cultura del té es muy tradicional en japón y servir el té verde japonés se convierte en todo un rito.
Nos metimos en una tetería escondida en una callecita cubierta y una amable anciana nos sirvió el té…. en mi vida había probado algo tan malo >_< si de normal no me hace mucha gracia el té, os digo que este sabía a rayos y olía a pescado podrido… nos lo bebimos por compromiso y cuando los padres de Santi nos preguntaron que qué tal estaba respondíamos con una sonrisa falsísima: “-Oishi!! oishi desu!” (está muy bueno!)

(el de los pantalones rojos soy yo)

Yendo ya de camino al Ryokan los “padres” nos dijeron que miraramos a la derecha y justo encima del gran lago Ashi, pudimos ver el majestuoso Monte Fuji (Fujiyama) coronado en nieve… fue algo increíble, había visto ese monte cientos de veces en tantos mangas y animes y ahora lo tenía ante mis ojos. Parecía que estuviera volando porque sobresalía entre las nubes.

Después encontramos un mirador donde se veía aún mejor y nos hicimos una foto todos juntos.

Y continuamos nuestra ruta hasta que llegamos al Ryokan.
Una vez allí nos aconsejaron que si nos preguntan dijeramos que eramos familia, para que saliera más barato y tras descalzarnos y ponernos las zapatillas de andar por casa nos dijirimos a la habitación. Era una maravilla de habitación, totalmente equipada, con frigorífico, tele de plasma, aire acondicionado, water electrónico e incluso una ps2 para poder jugar.
Quizás me esperaba algo menos moderno… más antiguo, puesto era un Ryokan construído hace poco pero aún así mantenía las lineas de lo clásico: puertas correderas, minimesita, tatami, al que había que pasar descalzo y para dormir futones.

Como esto se está haciendo largo y aún queda la noche y el día siguiente lo divido en 2 partes para que sean más fáciles de leer. Un saludo.